¡UN PARADOR NACIONAL PARA URDAIBAI?

¡UN PARADOR NACIONAL PARA URDAIBAI?

Por los medios de comunicación hemos sabido de las declaraciones de José Pastor, Portavoz del PSE en el Parlamento de Gasteiz, en las que proponía la creación de un Parador Nacional como alternativa a la construcción de una ampliación del Museo Guggenheim Bilbao para revitalizar la comarca de Urdaibai. Realmente sorprendente. Parece que al señor Pastor, y en este caso también al PSE, lo mismo le da decir arre que so: la cuestión es no quedar callados. Hombre, no está bien poner el carro delante de los bueyes. Primero hay que atraer al turista para que se necesite infraestructura hotelera.

 

Es cierto que Urdaibai es una reserva natural, pero no ha tenido el gancho suficiente como para animar la vida turística de la zona y ayudar, de rechazo, a su recuperación económica. Precisamente, lo que necesita es un foco de atención, algo rutilante, algo que concentre en esa zona las miradas de las empresas turísticas y de los turistas que llegan a Bilbao. Algo que tenemos ya nosotros, que ni siquiera necesita venderse, porque es ya un faro cuyo chorro de luz llega a los confines del mundo. No podemos desaprovecharlo, tanto mejor cuanto que el Museo Guggenheim Bilbao necesita urgentemente una ampliación, que en ningún sitio encajaría mejor y con mayor rentabilidad que en Urdaibai.

 

Combinaría arte con naturaleza, un combinado turístico cada vez más apreciado. Un museo de arte de renombre internacional, ubicado en una zona natural con cabecera en Gernika, con su historia, sus monumentos y museos; con Urdaibai como centro, con su ría, sus playas, sus vistas, con Santimamiñe,  Yacimiento de Forua, el Castro de Arrola, el Bosque pintado de Oma; con Bermeo, su puerto y su casco, su museo del Arrantzale; y toda esa costa, toda ella llena de encanto. Es un magnífico conjunto de elementos cuyas mutuas y variadas sinergias pueden multiplicarse y aprovecharse inteligentemente. Y quizá su incidencia en el desarrollo económico de toda esa zona vaya a ser  mayor de la que nos imaginamos.

 

Lo del Parador Nacional es francamente chocante, y  más en boca de de una persona con responsabilidades políticas . Los políticos, bueno, la Administración debe promover, en este caso la cultura, no hacer competencia a la iniciativa privada. Lo demás vendrá por añadidura, igual que en Bilbao, donde se han multiplicado las instalaciones hoteleras como por ensalmo, sin que los políticos hayan tenido que intervenir haciéndoles la competencia. 

 

Esa y otras propuestas, más o menos peregrinas, que ha ido desgranando el Gobierno Vasco dejan entrever, si es que no lo manifiestan meridianamente, que ni Pastor ni el propio Gobierno conocen la realidad del Urdaibai y las oportunidades que puede ofrecer, dotada con el Museo Guggenheim como poderoso atractivo, con las infraestructuras ya existentes y con las que, obviamente, irán desarrollándose en distintos puntos de ese espacio turístico a medida que el proyecto vaya alcanzando su desarrollo pleno.

Manu Legarreta

 

A %d blogueros les gusta esto: