EL ESTATUT DE CATALUNYA: CEPILLADO Y REMATADO

EL ESTATUT  DE CATALUNYA: CEPILLADO Y REMATADO

 

Con el cinismo y chulería del que siempre hace  gala ya lo anunció Alfonso Guerra en sentido de trasladar tranquilidad al resto de España puesto que el Estatut que había salido del Parlament de Catalunya sería convenientemente “cepillado ” en el parlamento de Madrid.  Y bien que fue cepillado.  Para nada sirvió  la solemne promesa de Rodríguez Zapatero de que respetaría la voluntad del Parlamento Catalán y del pueblo de Catalunya.

Posteriormente dicha propuesto pasó al Parlamento Español en el que los depositarios  de la soberanía Española votaron por una propuesta de Estatut.

Ni una propuesta ni la otra. Todo lo contrario .

 El  Estatuto de Cataluña ha sido rematado por una institución en el que de ninguna manera reside la soberanía del pueblo expresado mediante referéndum.

Un Tribunal constitucional  con componentes  prorrogados  que deja sin efecto la voluntad del pueblo catalán y convierte el Estatuto catalán en una especie de hoja parroquial que será muy importante para la Parroquia pero inservible para Cataluña.

La maniobra del PSOE estaba clara.

Dejamos que hacen como que deciden algo, nosotros lo apoyamos junto  con el PSC y el propio Zapatero , y después ya nos encargamos en las cortes Españolas y en el Tribunal Constitucional de dejarlo irreconocible.

Claro llegado a esta situación la postura del PSOE cambia cínicamente  con la argumentación de que tenía todo nuestro apoyo pero hay que respetar la legalidad y las resoluciones de los Tribunales.

La única vencedora  ha sido el constitucionalismo del PSOE –PP y la “ indisoluble  unidad de la Nación Española” .

Es decir mediante esta sentencia España deja de ser ( si alguna vez lo fue) el Estado plurinacional y dice el Tribunal Constitucional que no hay margen para maniobras y para salirse de la ortodoxia política de de la España “ Una, Grande y libre” y si no es así ahí está el las prerrogativas constitucionales del Ejercito para meter en vereda a todo aquél que se desmande.

El juego esta claro. Bueno esta claro que  no hay juego. O lo tomas o  lo dejas.

Nuevamente España quiere ahormar  a los nacionalismos históricos lanzándoles un  claro mensaje de que hasta aquí ha llegado el juego .

Y esto no es nuevo. La historia se repite.   

Castilla y luego España se ha ido  construyendo históricamente  mediante enlaces matrimoniales de las monarquías hereditarias ( Aragón , Castilla) , por el derecho de conquista ( Nafarroa ,  Catalunya y la Castilla comunera) y por el engaño ( Euskadi con la constitución de 1812)   y nuevamente se cierra la puerta a los deseos de autogobierno  de algunos pueblos del Estado Español y se les manda el mensaje que de aquí no se sale.

También los políticos catalanes  deben aprender la lección cuando de una forma bastante tibia apoyaban el Nuevo Estatuto político del Parlamento Vasco  para permitir darnos lecciones valorando en algunos casos sobre, a su juicio,  la inadecuada metodología seguida por el Lendakari Ibarretxe.

 O al menos esa es a la conclusión  a la que llegué oyéndoles en aquellas  circunstancias a diferentes políticos catalanes.  Ellos lo iban a hacer mejor e iban a implicar al pueblo catalán de manera que fuera un método imparable. Ya lo han hecho.

Resultado la voluntad del pueblo catalán interpretada y anulado  por el Tribunal Constitucional de España. El plan Ibarretxe no era vinculante y no le dejaron explorar y poder sacar del atolladero a  Euskadi.

No les interesaban explorar esas situación puestote se podía acabar la excusa de la violencia y dejar sin derechos a un amplio colectivo de los vascos.

Esta era la única forma que el PSE con Patxi López pudiera alcanzar Ajuria Enea.

Supuestamente el Estatut catalán era vinculante y hemos llegado a esta situación de frustración política de consecuencias imprevisibles.

España ya ha dicho cual es su última palabra. No hay posibilidad alguna . Con esta Constitución se llega hasta aquí y se termina el juego.

 No debemos conformarnos  y ante esta situación de atropello y “trágala” ,.

Contra el avasallamiento del nacionalismo español sólo cabe más nacionalismo  vasco y catalán. Y a ver hasta dónde llega está partida.

El nacionalismo español  podrá pensar que se cierra este, para ellos, molesto capítulo  de los nacionalismos históricos. En mi opinión ahora se inicia. Al tiempo.

No se  puede poner puertas al campo y tratar de dominar las ansias de autogobierno de los pueblos.

Autogobierno para decidir, autogobierno para funcionar mejor y para vivir mejor.

 

Fdo. Manu Legarreta

 

 

Anuncios

Una respuesta

  1. El Estatut de “Da Vinci”
    Como en el Código da Vinci, entre enigmas y arcanos misterios judiciales y, tras cuatro años de deliberaciones poco luminosas y un tanto espirituales, el Tribunal Constitucional, que es como una fuerza de cualidad divina al modo de la sabiduría, emitió una sentencia de lo más esotérica y tirando a mística, poco práctica y actualizada a los tiempos. Y como queriendo sacarse la cosa de encima, pues parecía que le pesaba como una losa. Dejando en su deliberación y razonamiento sumarial del Estatut, catorce artículos mutilados y tullidos.
    El TC, actuando como el Espíritu Santo con su sentencia, describe una “realidad espiritual1 suprema y de definición única, sin llegar a convencer al más apostólico de los progresistas. Quedando la cosa como agua estancada en la charca de la verdad desnuda.
    El Partido Popular, actuando como el “Priorato de Sión” con sus ideas cerradas como cerrojos sellados en plomo, cítricos y ácidos como un limón, se jactan en un auge de conspiración y sectarismo. Viendo al Estatut como el Santo Grial y teniendo miedo a descubrir, probablemente, toda la verdad, inventando teorías de complots y confabulaciones pensando que pueden intervenir los poderes ocultos.
    Las teorías de Brown no son nada, comparadas con las de la señora Cospedal y el gran“Maestre” Rajoy que, cuando hablan de Catalunya, suelen hacerlo realizando afirmaciones donde sólo ven lo oculto y oscuro, sin aportar pruebas muy convincentes cuando se trata del Estatut, que es como un enigma sagrado para la derecha española. Actuando un poco como el Opus Dei de la novela de Brown. El Partido Popular aquí también estaría presuntamente involucrado en una conspiración para encubrir la verdadera historia del Estatut, que habría vivido dentro de una gran mentira fraguada por la derecha española, más arcaica desde los tiempos de la transición. Debe de ser terrible vivir con miedos paranoicos.
    Igual los del Partido Popular se imaginan que en el museo del Louvre de París, o igual en un despacho oculto en las salas ovales de la Generalitat de Catalunya, está dibujada la postura del Hombre Virtuvio (dibujo realizado por Leonardo Da Vinci) con un mensaje críptico escrito en su costado y dentro de un pentáculo, y los artículos del Estatut dibujados en el pecho con su propia sangre. Puestos a exagerar, hagámoslo todos.
    Como en la novela, aquí también se proponen dos misterios: ¿qué secreto intentan proteger los catalanes? ¿Quién planteo el asesinato? ¡Por Dios!, de momento aquí no ha muerto nadie físicamente, ¡Dios nos libre! Aunque, probablemente, algunos los paguen con su “muerte política” en las próximas elecciones. Porque tanta “confianza” mal medida les puede llevar al derrotero. Cayendo por afilados riscos para estrellarse en el malecón que domina el paisaje del pueblo soberano.
    Se ve que el desarrollo de la historia de un pueblo requiere la solución de varios acertijos y anagramas, como los artículos del Estatut, que parecen para algunos más arcanos que pragmáticos, ignorando que emanan de la voz del pueblo catalán, que en lícito referéndum votó, en su día, decidiendo por la vía del sufragio, que suele ser camino permitido para expresar nuestra voluntad, dicen que de gran belleza y punto de encuentro de la libertad. Pero los del PP actuaron como los “Iluminati”, presentando recurso delante del TC y creyéndose como los “pura sangre” españoles, que no se detuvieron hasta que el macizo se ha desplomado ente acantilados hasta anular el resonar de los ecos.
    Quizás la verdad del Estatut estremecería los cimientos de la Democracia española. Al final del libro del Código del Da Vinci, los personajes se enamoran. De momento, aquí con el Estatut, tal sentimiento no se ha manifestado, ni tampoco parece que tenga intención de que se produzca tal ansia de un amor tan complejo e imposible de reciprocidad y de llama pura.
    Los grandes “Maestres” del Partido Popular puede que conozcan la ubicación de la “Clave”, la cual pueda llevar a la verdad del “Santo Estatut”, más de anagramas y de logotipos irracionales enquistados, que de borrador y artículos que respalden una identidad y filiación del pueblo de Catalunya. Aquí podríamos sustituir la Figura de Leonardo Da Vinci por la de “Sant Jordi”, que fue caballero catalán y que nos pilla más a mano.
    Se desconoce si los del TC pasaron por alto que algunos artículos están igual escritos con tinta invisible, esa que sólo se ve con luz ultravioleta. Y claro, las incógnitas es lo que tienen, que en su dificultad está su gracia. Pues no sea que lo que de verdad asusta es la evidencia. Y, como en el libro, esta sentencia sea en realidad una gran mentira bien ensayada por las entusiasmadas criaturas de la derecha más conservadora, que visten de pureza y cincel perfilado sus mantos, diciendo que la clave está escondida detrás de un misterioso cuadro o sepultada debajo de cualquier Iglesia gótica. O en un dispositivo cilíndrico que no saben abrir. Los dispositivos que esconden mensajes secretos de este calibre no suelen llevar instrucciones, sería absurdo. Es igual, en sus creencias enajenadas, maquinan confabulaciones inimaginables, haciendo tiempo para esperar revelar al mundo la verdad acerca del “Santo Estatut” en el momento acordado. O tienen un plan de contingencia nunca revelado, que mantiene a la “organización” y su secreto a buen recaudo. Pero confundidos por su condición de criaturas, que les limita chocando contra las paredes del cielo.
    “Custodios y guardianes de sus puertas serán para siempre el cáliz y la espada”. O sea, el Estatut y la justicia.
    Al final del libro, Langdon, reflexiona sobre el acertijo y, de repente, recuerda los marcadores dorados en las calles de París que marcan el antiguo meridiano. Aquí, los marcadores y señales que muestren el camino pueden estar en una calle oscura de Madrid. Igual por la calle Génova, en una catacumba en los mismos sótanos del edificio. A saber.
    “El manto que la cubre en su descanso no es otro que la bóveda estrellada”. Igual, algún día, se descubran los restos del verdadero Estatut, la encarnación de la “Divinidad Catalana”, excluida por la derecha española más agria y atrapada en el tiempo.
    El misterio que ha acompañado estos cuatro años a la deliberación y resolución de la sentencia del Estatut demuestra el poder y la fuerza activa de jueces, que han ido puliendo el texto con sílex, que es piedra primitiva pero de puntas cortantes. En cualquier caso, el TC, en su misterio y desconcierto, interviene como el Espíritu Santo que, en principio, es una entidad espiritual de carácter excelso, muy cercana a la divinidad pero en cuestión de soluciones terrenales poco práctica y de desuso próspero, limitado y diferente a los misterios ocultos por su condición de servidores y ejecutores de la ley que está escrita.
    La cuestión es si queremos creer en el pasado más enquistado, o bien evolucionar como pueblo mudable y no como nómadas de umbrías sombras profundas que siempre van buscando el camino torrente arriba torrente abajo. Desaprovechando y, a veces, ignorando el rumbo de la brújula que nos guía por la libertad y privilegio de decidir del pueblo llano. Alguien dijo una vez; que la democracia es un sistema de desconfianzas. Porque el Estatut no es una cuestión de fe, sino una parte de la “evolución” política y cultural, de una sociedad moderna dentro de una Europa confundida y con problemas de dineros. Pero eso ya es otra novela.
    Sergio Farras, escritor tremendista.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: