LA MERCADOCRACIA EN LA UNIÓN EUROPEA

Repetidas veces he reflexionado sobre la deriva de la Unión Europea en la configuración definitiva de un ente político más allá de los intereses  económicos  que a la corta ahogan la acción política de  sus estados miembros.

El primitivo Mercado Común Europea dio paso con el tiempo ala Unión Europeaque nacía para ser un sujeto de decisión política  que a nivel mundial pudiera  marcar su  área de influencia ante las nuevas potencias emergentes  como CHINA, India, Brasil etc, y sin olvidar a la propia EE.UU.

Lo que se constataba como una realidad política incontrovertible, que era bueno para todos/as , se vio que no era tan sencillo, no sólo por sus orígenes económicos, sino por la falta de miras y de generosidad de sus estados miembros.

Así lo que comenzó tras la segunda guerra mundial , como el embrión de la actual Unión Europea  con la    Comunidad Europea del Carbón y del Acero ha tenido una evolución compleja y lenta.

 Claro que se ha avanzado. Instituciones comunes , moneda única, pero qué más?.

Así vemos que incluso en el tema de la moneda única ha sido un tema que no ha logrado la unidad necesaria y observamos que países como la Gran Bretañahan quedado  fuera de la zona euro con lo que aleja un poco más la realidad de la unidad europea. Máxime si desde la atalaya londinense y de sus potente medios de comunicación ( BBC) nos recuerdan , una y otra vez,  las desgracias del euro y de paso ahuyentan a los posibles  inversores hacia los mercados londinenses o hacia otros más seguros.

En definitivala Unión Europea no es tal unión, cuando sus Estados miembros no creen en ella y la toma de decisiones se ha convertido en un ridículo peregrinar hacia Bruselas dejando en evidencia semanal que la Unión no tiene  instituciones propias que marquen un  discurso propio en lo  económico y político..

Mientras tanto los Estado miembros van dejando soberanía a golpe de crisis.

Los Estados no lo desean pero la realidad económica mundial es tozuda y va enseñando la conveniencia de tener una Banco Europeo propio que pueda emitir bonos propios en lugar de sus Estado miembros.

Y así nos ha cogido esta crisis mundial. Sin instituciones  y al grito de “sálvese el que pueda ”  (“ y yo con estos pelos”)  cada estado va capeando este tsunami económico mundial .

Los que llevan la voz cantante en esta situación son algunos estados miembros,  como Alemania,  que no desea ceder bajo ningún concepto su situación  económica y política preponderante enla Unión.    Si algo o alguien no lo corrige, la salida a esta crisis mundial  se hará  como Alemania decida.

 Veremos hasta donde puede caminar con la actual gestión de la crisis  si se hunden  los mercados europeos y cae su poder adquisitivo.  Todos lo pasaremos mal, pero también Alemania que se encontrará, por ejemplo,  sin poder dar salida a toda su industria del automóvil. Evidentemente  este panorama es lo menos deseable y desde luego no puede tranquilizarnos en absoluto.

Otro daño colateral de esta crisis mundial  gestionada por la Unión Europea como un patio de colegio, es el desencanto que ha producido  en muchos/as ciudadanos/as el lamentable espectáculo de las autoridades europeas  convertidas en  meros correveidiles de  Alemania y Francia.

Desde luego el espectáculo ofrecido ha sido bochornoso y todavía seguimos en ello.  Todo ello porque funcionamos con el Tratado de Lisboa,  que se implantó como se implantó ,  y  , en algunos países,  fue rechazado por sus ciudadanos en referéndum para luego aprobarlo por la puerta de atrás vía  Parlamentos estatales.

Y otro daño colateral más importante para los que pensábamos que , en democracia , el voto era la herramienta más potente de la acción política que le quedaba al ciudadano a la hora de ejercer sus derechos democráticos es la de comprobar que,   lamentablemente, en la actual crisis,  la democracia se ha doblegado a los mercados y así personas  , entes,  totalmente desconocidos  para los ciudadanos/as as cuyo único mérito es la de disponer ingentes cantidades de dinero para invertir en la compra de dinero de los estados,  son los que quitan y ponen gobiernos. Así ha pasado en Italia y Grecia cuyos gobiernos disponían de la mayoría absoluta para Gobernar en  su país.

La crisis europea ha dejado a su  democracia  a los pies de los caballos de los inversores,  en muchos casos sin escrúpulos,  que son los que marcan las directrices económicas del momento.

Hubo un tiempo que el modelo comunista  que, aunque teóricamente  nació para defender los intereses de la clase trabajadora cayó porque era un modelo sin corazón que explotaba a esa clase que decía defender.

Entonteces se decía que el liberalismo y capitalismo eran los modelos productivos por los que avanzaba la sociedad.

Pero este sistema se ha convertido en un modelo sin corazón, insolidario e individualista ,  cuyo fin es el que  unos plutócratas sean los que gobiernen  realmente el mundo.

Debe haber alguna otra alternativa. Tiene que haber alguna otra vía más justa y equitativa.

Finalmente , ¿será capaz el sistema democrático de sobreponerse a esta situación de dominio total de los  de los mercados?. Yo quiero creer que sí.

Una respuesta

  1. Un buen articulo Manu y estoy enteramente de acuerdo co lo que dices, tambien comentar que lo que Alemania no consiguio con dos guerras lo conseguira con el control de los mercados adueñarse de Europa.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: