ECCE HOMO O LA ESPAÑA CAÑI

 

FOTO EFE

Durante los últimos días de verano tuvimos conocimiento  través de los medios de comunicación  que a una señora de BORJA se le ocurrió proceder a restaurar  un óleo sobre pared de un Ecce Homo  (CLICA) del siglo XIX pintado en la capilla del Santuario de la Misericordia de Borja, en Zaragoza.

Creo que algo estamos haciendo mal cuando  una actuación de esta buena señora fuera de todos los parámetros profesionales , destroza una obra de arte y ,  por la acción irresponsable de algunos  los medios de comunicación se convierte en   poco menos que una heroína, cuando en realidad se le debía pedir responsabilidades  por haber destrozado una muestra del  patrimonio religioso.

No voy a juzgar la intencionalidad de la buena señora pero de ahí  a reírle sus  gracias, pues  va ser que no. No me da la gana.

Lo realmente sorprendente y vergonzoso es que la autora de tal mamarrachada campara con total impunidad y libertad por dicha parroquia y nadie le dijera que eso no podía hacer. Que la restauración es trabajo de gente preparada  y lo ella sí podía hacer era denunciar  el estado de deterioro que dicha obra sufría.

Por lo visto en dicha iglesia no existía control alguno, ni párroco  y cualquiera puede hacer sus  pinitos y satisfacer  su ego personal de entendido en la restauración del arte religioso.

Pero la actuación del Ecce Homo sí ha servido   para sacar a la palestra una deficiente gestión del patrimonio artístico cuya catalogación , y conservación está totalmente descontrolado, sin vigilancia o a merced de la buena o equivocada voluntad del individuo/a de turno.

Así durante bastante tiempo , el patrimonio religioso se ha ido esquilmando sin  control alguno  y con  total impunidad.

La actuación de la buena señora es una  muestra de  dicha impunidad.

Si el Ecce Homo de Borja sirve para sacar a la luz publica dichas deficiencias,  bienvenido sea,  pero si sirve, para la chanza, cachondeo  y la superficialidad con que , algunos medios de comunicación lo han tratado y ha generado es una especie de catarsis de la estupidez colectiva flaco favor le haremos.

Es lo que pasa en ESPAÑA si lo comparamos con un pais serio.

Así en lugar de exigirle responsabilidades por dicho destrozo la elevamos a los altares. ( nunca mejor dicho). Es evidente que no se puede generalizar pero qué vamos a esperar de la  España del pelotazo y del zascandileo.

Lo lamentable de esta actuación esta en el reclamo que puede suponer en que  de ahora en adelante cualquier puede estar autorizada a experimentar en otra mamarrachada similar y destrozar una obra de arte.

Así se echa por  tierra la  labor de los buenos profesionales ( que los  hay) y a la labor de algunas instituciones en la recuperación del patrimonio  ( que también los hay).

Con la seriedad y con el trabajo bien hecho adelante, pero con la estupidez y el cachondeo en temas importantes,  no se va a ninguna parte.

Confiemos que la labor profesional de las restauradoras dejen las cosas en su sitio.

Finalmente nos llegan las noticias que la , en apariencia inocente acción de la buen señora , va a finalizar con la solicitud por parte de ésta de derechos de autor (clica)por el descalabro realizado. Los demás a reírle la gracia. Hay que joderse!!!

A %d blogueros les gusta esto: