PRENTSA DOSSIERRA-DOSSIER DE PRENSA

 

POLITICA-EUZKADI

El EPPK advierte al Gobierno español de que tendrá que cambiar la política penitenciaria

Eguiguren suscribe un texto de apoyo a 41 miembros de la ilegalizada Segi

Una concejal del PP, al alcalde de San Sebastián: “Aquí estamos 27 anormales con un anormal a la cabeza

Bitartekarien kontra egiteak ez duela bere norabidea aldatuko adierazi du EPPK-k

LOMCE aurten ezin dela ezarri dio Urkulluk, baina bidea ez du argitu

Saénz de Santamaría ratifica el apoyo del Gobierno al proyecto de Quiroga para el PP vasco

El Ejecutivo vasco recurrirá la Lomce ante el Tribunal Constitucional

BIZKAIA

Un techo social para Ezkerraldea

El incendio intencionado de cinco contenedores afecta a cinco vehículos en Leioa

Cierran 3 días la carretera de Bakio a Bermeo por desprendimientos

ECONOMIA

La CAV lidera el aumento del gasto en I+D de la UE

BBVA ganó un 33% más en 2013, hasta 2.228 millones

Cegasa entra en preconcurso de acreedores tras recibir 20 millones de euros de fondos públicos

Eroski paga 22,4 millones en intereses de las aportaciones

 

 

Una respuesta

  1. VÍCTIMA: TÚ, ¿YO NO?
    JASONE MANTEROLA DUDAGOITIA
    2014/02/03
    De regreso a los vises mensuales con mi compañero y, después de leer en Manzanares ‘La Razón’ (es lo que hay donde nos alojamos) y el ‘Gara’ al llegar a casa, me siento indignada. Ya sé que no es nuevo, que es una constante. Pero ya basta! Estoy bastante harta de que manipulen y utilicen el dolor de las «víctimas»! La guinda ha sido el leer unas declaraciones de Borja Semper, portavoz del PP en el Parlamento Vasco, diciendo que su hijo nació en el hospital, con escoltas en la puerta.

    Todos somos seres ideologizados y, en ese sentido, comprendo que haya víctimas que utilicen su sufrimiento para vender determinados postulados políticos. Pero también pido respeto y que no se haga demagogia con este sufrimiento. A este señor le tengo que decir que mi hijo, como muchísimos y muchísimas hijas de presos-presas, han nacido solos y solas, sin su padre, y con guardias civiles en la puerta. No soy una excepción, desgraciadamente. Me considero víctima porque mi hijo y yo tenemos que recorrer miles de kilómetros para visitar a su padre, mi marido, mensualmente. Porque para ello, muchas veces tiene que perder clases y exámenes, y yo días de trabajo. Porque cuando nos han concedido los vises en fines de semana, lo hemos dedicado a la visita; ya que, «gracias» a la dispersión, hemos necesitado dos días para realizar el viaje. Me vienen a la cabeza muchas vivencias y situaciones… Me viene a la cabeza un argumento muy manido por esta gente: «hay quienes pueden ir a visitarles a la cárcel y hay quienes no podemos sino ir al cementerio».

    Y es cierto; pero también es cierto que en esto no hay exclusivas. Y si no, que se lo pregunten a los familiares de Lasa y Zabala, Zabalza, Xabier Galdeano, Josu Muguruza y otro montón de personas, que también tienen nombre y apellido, y, por supuesto, familia y amistades. Y me vienen a la cabeza un sinfín de situación es injustas que me/nos han tocado vivir. Somos muchas y muchos las víctimas, de diferentes situaciones y signos políticos. Hay quien hace ostentación de su situación/condición, en muchos casos magnificados por los medios de comunicación, y hay otros muchos casos condenados al ostracismo; en ocasiones por no querer verse protagonistas y, otras muchas veces porque los medios de comunicación lo ocultan.

    Pero esta es la realidad: diversa, difícil, pero real! Creo que la clave la ha dado una víctima, Manuel Giménez al declarar que «tenemos que asegurar que tras la derrota policial y judicial se produce su derrota política». No se trata de víctimas y sufrimiento. Se trata de ganar! Ganar qué? Pues un conflicto, el que tanto han negado. Saben que en esta fase, en la que el conflicto debiera ser puramente político, tienen las de perder. Y por eso, la dicotomia vencedores-vencidos tiene tanta importancia para ellos/as. ¿Por qué? ¿Cuál es el miedo? Enfrentemos las ideas sin presiones, sobre qué es la democracia y la libertad, con la que se les llena la boca. Yo, por lo menos, no entiendo la libertad como opresión, represión, demagogia, manipulación, utilización de la justicia y las leyes a mi antojo, tortura, corrupción, y un sinfín de conceptos con los que podría seguir. Por favor, no me vengan con esas, que de cuentos sabemos much

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: