PRENTSA DOSSIERRA-DOSSIER DE PRENSA

Titularrak:

Esaldiak:

  • PARECE MENTIRA, PERO ES VERDAD. Koldo Mediavilla: Ni la redada era peligrosa ni los detenidos criminales. Solo las pistolas y los rifles eran de verdad. Los cinco, vivían la aventura, creían que podían ayudar. Desatascar un conflicto. Con buena voluntad. Parece mentira, pero es verdad. ¡Qué inocentes!. Engañados por todos. Por quienes les dijeron que ayudarían a la paz. Y por quienes les acusaron de colaborar con la guerra. Su misión era aflorar un arsenal. Herramientas de guerra que nadie quiere. Ni quien las usara con saña. Ni quienes las perseguían con denuedo. Cuanta falsedad.

  • LOS GOBIERNOS DE ESPAÑA Y DE FRANCIA NO QUIEREN SABER NADA DE CONDICIONES O DE VINCULAR LA ENTREGA DE ARSENALES CON CONTRAPARTIDAS. Koldo Mediavilla: ETA decidió acabar con su actividad hace ya cinco años. Sin violencia, ¿para qué se necesitan armas?. Para nada. Desde entonces ha hablado de su desarme. Quizá como contrapartida de algo. Una baza con la que negociar. ¿Con quién si nadie les espera? O como condición natural de un final certificado. Que el último, apague la luz. Pero entregar sus herramientas destructivas no puede significar a los ojos de nadie un gesto de derrota. Eso pretenden. No perciben que mientras no las destruyan y las entreguen, seguirán perseguidos. Y detenidos. De derrota en derrota hasta la debacle final.

  • LA SOBERBIA DE LA INTOLERANCIA. Koldo Mediavilla: Sin un adversario ante el que entregar la chatarra, sin interlocución al otro lado de la mesa, ¿por qué no desarmarse ante la sociedad vasca?  Bastaba que la idea fuera propuesta por el PNV o el Lehendakari para que ETA la rechazara de plano. Al menos inicialmente. ¿Cómo ceder ante Urkullu?.  Nadie dice a ETA lo que debe o no debe hacer. Y menos el PNV.  Es la soberbia de la intolerancia. De quien no sabe percibir que su tiempo se ha acabado e intenta vivir del mito alimentado por la épica. Vivir de una mentira que creen verdadera.

  • LAS PREVISIONES DE INGRESOS DEL CVF  PARA 2017 NO VAN A PERMITIR “GRANDES ALEGRÍAS”. Joseba Egibar, ha recordado que  el límite de endeudamiento se va a tener que ajustar al nuevo  objetivo de déficit que, al pasar de 0,3% a 0,7%, “otorga un colchón,  pero ya teníamos el dato de que las previsiones de ingresos no se  habían cumplido”. “Eso nos va a permitir cerrar el ejercicio de otra manera y habrá  una disponibilidad de doscientos y pico millones para poder invertir  en compromisos. Las previsiones del Consejo Vasco de Finanzas de  ingresos para 2017 se han determinado en torno a las de este año, por  lo que no vamos a tener grandes alegrías y habrá que invertir en lo  prioritario”

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: