PRENTSA DOSSIERRA-DOSSIER DE PRENSA

image_large-(3)

Titularrak:

  • JAMÁS HEMOS VISTO A QUIENES DESCALIFICAN EL CONCIERTO Y EL CONVENIO PEDIR PARA ELLOS TAMAÑA BICOCA. Izaskun Bilbao: La normalidad con que se asume en Europa que el Concierto vasco y el Convenio navarro son sistemas fiscales autónomos contrasta con la contumacia con que se miente a los españoles sobre su real significado, alcance, funcionamiento y resultados económicos. Mientras el Tribunal de Justicia de Luxemburgo recuerda que ambos sistemas tienen autonomía económica, institucional y normativa, lo que implica que sus gestores cargan con todos los riesgos que implica la gestión fiscal, mientras que el Parlamento Europeo los ha considerado en sus informes sobre la fiscalidad europea un estímulo para la responsabilidad fiscal y una gran herramienta antidéficit, en España se siguen presentando como una antigualla y un privilegio. La mejor demostración de que quienes lanzan estas descalificaciones saben que mienten es que jamás les hemos visto pidiendo para sí tamaña bicoca.

  • UN NACIONALISMO HUMANISTA. Izaskun Bilbao: El carácter humanista del nacionalismo institucional vasco ha estado presente en sus políticas institucionales desde que tuvo oportunidad de gestionar instituciones públicas y sus efectos están patentes en todos los ratios que miden la progresividad e intensidad de las políticas sociales en la Unión Europea. Baste como dato, recordar que cerca del 40% de los recursos que se invierten en España en financiar Rentas Básicas de Inserción se desembolsan en y desde las instituciones vascas cuando la población de Euskadi es el 4,6% y el PIB un 5,9% del Estado.

  • MIENTRAS ELLOS AMPARABAN LA MUERTE, NOSOTROS APOSTÁBAMOS POR LA VIDA DE UN PUEBLO. Iñaki Anasagasti: En tres años en la Villa y Corte aprendí, tras recibir varios golpes y ante mi ingenuidad, que la ley española, su ley, no vale nada si no quieren cumplirla. O solo la utilizarán si les conviene. Tienen los tribunales a su servicio para protegerse y unos medios de comunicación, la Brunete mediática, que imponen la ley del silencio o la manipulación más sucia. El mundo de la entonces izquierda abertzale nos tildó de traidores y de aceptar las leyes del enemigo. Pero lo tuvimos claro. Mientras ellos amparaban la muerte, nosotros apostábamos por la vida de un pueblo que no podía perder un segundo más. Y en 1980, en plena debilidad de Adolfo Suárez, logramos la devolución del Concierto Económico para Gipuzkoa y Bizkaia, las llamadas “provincias traidoras”.

  • APUESTA POR EL DIÁLOGO Y EL ACUERDO, SEÑA DE IDENTIDAD DEL LEHENDAKARI. Juanjo Álvarez: Una sugerente pedagogía conclusiva puede lograrse razonando a contrario: pensemos en los costes del no acuerdo, en la hipótesis de que se hubiera optado por despreciar la oportunidad histórica de este acuerdo; hubiera sido un ejercicio de irresponsabilidad renunciar al mismo y sacrificar sus potencialidades en el altar de la entronizada confrontación política defendida por parte de quienes identifican pactar con claudicar.

  • YA VA SIENDO HORA DE CONDENAR. Pablo Muñoz: No pretendo equiparar la actuación del grupo de héroes enmascarados a las dramáticas consecuencias vividas tras la oposición encarnizada a otros proyectos e infraestructuras, pero la memoria de pasadas atrocidades obliga a permanecer inflexibles ante unas actuaciones que se sabe cómo empiezan pero no se sabe cómo pueden acabar. “No es para tanto”, dice Sortu, pero en este supuesto nuevo tiempo ya va siendo hora de que aprueben esa asignatura pendiente. No les vaya a ocurrir como al PP, que todavía no se atreve a condenar el franquismo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: