PRENTSA DOSSIERRA-DOSSIER DE PRENSA

25498538-kN1E--660x371@Diario Vasco

Titularrak:

Esaldiak:

  • UN SOLO PROGRAMA Y UNA SOLA OBSESIÓN: DESALOJAR Y CONFRONTAR CON EAJ-PNV POR TIERRA, MAR Y AIRE. Iñaki Anasagasti: EL pasado lunes, 19 de junio, no fue un día cualquiera. Se recordaban los treinta años del asesinato del exalcalde de Bilbao Javier Ibarra, por parte de ETA; del atentado de Hipercor que esta organización consideró “un desgraciado accidente” aunque nos garantizaba a futuro “la selectividad de nuestras acciones” y todo, decían, se hacía contra “la explotación capitalista”. Total, 21 muertos, gente obrera. También se recordaba el 80º aniversario de la caída de Bilbao, conmemorada durante años como “la liberación de Bilbao”. Y Arnaldo Otegi celebraba su elección como líder de la refundada EH-Bildu tras ser respaldado por el 84% de los inscritos en el congreso de la coalición celebrado el sábado 17 en Bilbao; en la ejecutiva solo figura una muy dudosa independiente, con mayoría de Sortu, trece hombres y seis mujeres, once guipuzcoanos, cuatro navarros, tres vizcaínos y un alavés. Son datos objetivos, como es la definición con que se presentan: “Un sujeto político con forma jurídica de coalición, estructura de partido y carácter de movimiento y dirección jerarquizada”. Como resumen, un solo programa y una sola obsesión: desalojar y confrontar con EAJ-PNV por tierra, mar y aire. Las cosas claras.

  • RECLAMAR UNA NUEVA POLÍTICA Y NO SENTARSE A DEBATIR SOBRE LA MISMA ES, CUANDO MENOS, LLAMATIVO E INCOHERENTE. Juanjo Álvarez: Con todo el respeto a la libertad y a la acción sindical, me pregunto por qué la lícita y respetable crítica social que realiza el máximo dirigente de ELA intenta convertirse desde el estrado (no, por cierto, desde el mundo real de la toma de decisiones política o empresariales) en un listado de inacabadas lecciones que no proponen en realidad verdaderas soluciones a la falta de dinamización de empleo que preocupa a nuestra sociedad vasca y se limita una vez más a lo fácil: reivindicar con beligerancia la necesidad de una política industrial “real” y sacudir y derivar la responsabilidad del problema hacia terceros, cuando las dos fuerzas sindicales mayoritarias no terminan de definir su modelo alternativo al actual, y cuando a la vez no son capaces siquiera de sentarse a debatir sobre ella y sobre el clima de diálogo social necesario para generar un contexto que facilite y potencie el marco empresarial sin menoscabar los derechos de los trabajadores. Reclamar una nueva política y no sentarse a debatir sobre la misma es, cuando menos, llamativo e incoherente.

  • VIVIREMOS SIN CRISIS PERO EMPOBRECIDOS. Xabier Lapitz: Parece que el mensaje oficial, datos en mano, sobre la recuperación económica va calando y existe la percepción de que la crisis no ha terminado pero la situación va mejorando. Insisto, los datos lo avalan. Pero junto a esta coyuntura relativamente optimista hay realidades sociales, también incontestables, que nos hablan a las claras de los efectos que han dejado estos años de estrecheces, alto paro y merma de las condiciones salariales y laborales.
    En definitiva, salimos de la crisis pero estamos alejados de recobrar niveles de bienestar previos a estos años. Si nos acostumbramos o recibimos de manera acrítica las estadísticas macroeconómicas que nos hablan de recuperación, viviremos sin crisis pero empobrecidos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: