PRENTSA DOSSIERRA-DOSSIER DE PRENSA

Sin título-1

Titularrak:

EUSKADI

OPINIÓN

CATALUNYA

EKONOMIA-ENPRESA-ENPLEGUA

HERRIALDEAK

Esanak:

  • EN EL SIGLO XXI Y EN EUROPA OCCIDENTAL NO CABEN LAS DECISIONES UNILATERALES Y RUPTURISTAS EXPRESSJuan Manuel Bujanda: …La política de bloques y la incomunicación impermeable entre percepciones identitarias diferentes conduce a auténticos callejones sociales y políticos sin salida, que conduce a cuartear gravemente la propia sociedad concernida y que conduce, o puede conducir, a una frustración política aguda en amplios sectores de la ciudadanía. Al leer atentamente las conclusiones de dicho artículo el estudiante o simple lector de la literatura de dicho artículo convendría en que en el siglo XXI y en Europa occidental no caben las decisiones unilaterales y rupturistas express, aun sabiendo que las relaciones bilaterales basadas en el acuerdo, en el consenso, en el respeto mutuo, en las soberanías compartidas y en el no imponer y no impedir no son caminos cómodos ni fáciles.

  • POR UN FUTURO BASADO EN LA NEGOCIACIÓN, EN EL NO IMPEDIR Y NO IMPONER, EN EL DERECHO A DECIDIR, SU CONCRECIÓN PACTADA Y LA BILATERALIDADJuan Manuel Bujanda: Dicen que el alma catalana oscila entre el “seny y la rauxa”, entre el “pactisme y el tot o res”. Soy de los que apuesto por el “seny y el pactisme”, por una Euskadi y Cataluña en la que los diferentes sentimientos de pertenencia compartan un proyecto de país a construir entre todos, en la que la voluntad de su ciudadanía sea base de convivencia y en la que los acuerdos amplios sirvan para dibujar un futuro basado en la negociación, en el no impedir y no imponer, en el derecho a decidir, su concreción pactada y la bilateralidad.

  • LA DEMOCRACIA NO ES NI EL REINO DE LOS VOTOS NI EL DE LOS VETOSDaniel Innerarity: Buena parte de los problemas políticos a los que se enfrentan nuestras sociedades democráticas requieren instituciones y hábitos de negociación. Hay problemas que se solucionan votando y otros que exigen algo más o algo diferente de lo que se consigue cuando una votación configura una mayoría. En estos casos no se trata tanto de votar como de construir ese tipo de voluntad popular que se fracturaría si hubiera que votar, es decir, una victoria de unos contra otros. Hay cuestiones que pueden resolverse simplemente contando los votos, pero hay otras -las más decisivas, las que afectan a las condiciones de la convivencia- para las que hace falta un acuerdo más amplio, es decir, una voluntad política más integradora.

  • LA DEMOCRACIA ES UN SISTEMA POLÍTICO QUE EQUILIBRA DISCUSIÓN Y DECISIÓN, NEGOCIACIÓN Y RESOLUCIÓN, ACUERDO Y DISENSODaniel Innerarity: Qué cantidad debe haber de lo uno y lo otro para que no haya bloqueos ni imposiciones es algo que depende de los asuntos que estén en juego y del momento histórico en que una sociedad se encuentre. Hasta tal punto nos hemos acostumbrado a identificar la democracia con las decisiones nítidas -elecciones, plebiscitos- y binarias -entre el sí y el no, el dentro o fuera, con una estructura antagonista, o decidimos o nos sometemos, o formas parte de la mayoría o de la minoría- que cualquier otro proceso político del que no resulte un campo de batalla sembrado de cadáveres y con unos pocos que se alzan con la victoria total nos parece una pantomima.

  • NO HAY ATAJOS PARA LA DEMOCRACIA INCLUSIVADaniel Innerarity: Pensar que un referéndum, con condiciones no pactadas, es capaz de definir un nuevo estatus político resulta tan ilusorio como creer que unas elecciones normales, que como mucho sirven para cambiar de gobierno, iban a disolver un conflicto político cuya verdadera naturaleza no se quiere reconocer. En uno y otro caso se comete el error de confiar a un instrumento para la construcción de mayorías la solución de un problema que requiere la construcción de amplios acuerdos. La democracia mayoritaria es incapaz de lograr lo que en el mejor de los casos se alcanza por medio de la democracia de negociación.

A %d blogueros les gusta esto: