PRENTSA DOSSIERRA-DOSSIER DE PRENSA


2018 Aberri Eguna_2

Titularrak:

EUSKADI

DEMANDA DE UNAS PENSIONES DIGNAS

OPINIÓN

ELKARRIZKETA

CATALUNYA

ESTATUA

EUROPA

EKONOMIA-ENPRESA-ENPLEGUA

Esaldiak:

  • AÚN NO SE ATREVEN AUNQUE EL CUERPO LES PIDE RESTABLECER LA PENA DE MUERTEPablo Muñoz: No hay que olvidar que Ciudadanos, que ahora se suma al PP para no tocar esa cadena perpetua travestida, en su acuerdo con el PSOE había firmado la derogación inmediata de la prisión permanente revisable. De momento, al menos de momento, la oposición ha plantado cara y PP y C’s no han ganado el debate parlamentario. Pero siguen abrevando en las pasiones desatadas de tanta gente horrorizada por esos crímenes abyectos, y en esa loca carrera por los votos convierten el morbo en ley sin despeinarse. A estos verdugos frustrados quizá lo que les pide el cuerpo es restablecer la pena de muerte. Aún no se atreven, pero como nadie les pare, todo se andará.

  • LAS LENGUAS SON VEHÍCULOS DE COMUNICACIÓN, NO DE CONFRONTACIÓN. SON LAS PERSONAS QUIENES CONFRONTANJokin Bildarratz. Está claro que hay quien quiere convertir en un problema lo que no es más que la legítima protección de una lengua minoritaria y el derecho de sus hablantes a usarla. Se puede odiar en una lengua o en otra; se puede confrontar en euskara, en castellano o incluso en chino mandarín; pero no son las lenguas las que odian, ni las que confrontan, ni las que molestan. Hay más de 6.000 lenguas diferentes en el mundo y esto es, ante todo, un valor que pone de manifiesto la riqueza y diversidad de un patrimonio cultural común. El artículo 3 de la Constitución española, los Estatutos de Autonomía, la Declaración Universal de los Derechos Lingüísticos, la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias avalan la necesaria protección legal de las lenguas en el Estado.

  • CADA UNO LLEVA LA LENGUA AL LADO DONDE LE DUELE LA MUELAJokin Bildarratz. Todo apunta a que la muelaque le duele al PP se llama Ciudadanos y por eso se ha decidido a utilizar el armade la lengua para tratar de contrarrestar la caries que le produce el auge en las encuestas del mayor exponente del nacionalismo español. El PP considera que atacando a los idiomas minoritarios fortalece su posición de máximo defensor del único idioma común y símbolo de la unidad española. Las únicas barreras son las que se colocan a las personas hablantes en las lenguas cooficiales y la única imposición es la de usar el castellano.

  • O CONMIGO O CONTRA MÍ: LA IMPOSICIÓN DE LA POLARIZACIÓN CAUSA FURORJuanjo Álvarez: La política sigue muy alejada de la necesaria innovación que permita su adecuación a la nueva realidad social. La simplificación del discurso político tiene su máximo exponente en la primacía del pensamiento binario (blanco o negro, bueno o malo…) y del maniqueísmo simplista, las falsas simetrías que en muchos ámbitos se muestran en numerosos contextos sociales y que han de ser rebatidos desde la reflexión serena y fundamentada.

  • QUÉ DIFÍCIL ES, CUANDO TODO BAJA, NO BAJAR TAMBIÉNJuanjo Álvarez: Vivimos tiempos convulsos y catárticos en la política y en lo social que recuerdan a lo dicho por el gran poeta Antonio Machado, quien definía con brillantez el gregarismo social al escribir “qué difícil es, cuando todo baja, no bajar también”. Tenía razón. Resulta difícil no dejarse seducir y sumarse a la ola de indignación, de ruptura con el sistema, de apuesta de radicalidad para poner todo el sistema político y social boca abajo;cuánto encanto tiene presentarse como el impulsor de la demolición del sistema, qué simpatías despierta quien esboza exabruptos, insultos y dosis plenas de energía negativa contra todo lo que suene a defensa del sistema.

  • LA POLÍTICA NO HA SIDO NI DEBE SER NUNCA UN PARQUE DE ATRACCIONESJuanjo Álvarez: Todo intento reformista que no defienda la ruptura absoluta y radical con lo preestablecido suena a connivencia con la casta, con los corruptos, con los responsables del desastre La anarquía crece en el caos y el populismo emerge con fuerza cuando la ola de indignación ciudadana nubla todo lo que no sea derribar lo establecido. Vivimos una época convulsa donde las promesas retóricas valen mucho más que los ejercicios de realismo responsable. La política no ha sido ni debe ser nunca un parque de atracciones.

A %d blogueros les gusta esto: