EL PNV PIDE CRITERIOS EUROPEOS PARA JUSTIFICAR RESTRICIONES DE MOVILIDAD ENTRE ESTADOS A CAUSA DE LA PANDEMIA

La eurodiputada de EAJ PNV Izaskun Bilbao Barandica ha abogado hoy porque cualquier restricción que afecte a la movilidad de ciudadanos o mercancías entre Estados Miembros y para medir el nivel de riesgo sanitario de cada región europea se adopte de manera transparente y con proporcionalidad, sea previsible y se base en criterios homogéneos. “No tiene ningún sentido insistir en que el virus no conoce fronteras para, a continuación, hacer valer precisamente las fronteras para imponer restricciones que no tienen ningún sentido ni desde la perspectiva epidemiológica, ni desde las libertades, ni desde la del funcionamiento de la unidad de mercado”.

 

El Parlamento Europeo ha celebrado esta tarde un debate sobre la necesidad de coordinar criterios a nivel europeo para determinar el riesgo epidémico de los distintos territorios europeos. En la actualidad muchas regiones europeas tienen distinta calificación epidémica en cada estado miembro lo que revela que existe un gran nivel de arbitrariedad en estas decisiones. Sin embargo, sus repercusiones son enormes en términos de libertad de circulación de personas y mercancías “lo que produce, en primer lugar, perplejidad, ha dicho Izaskun Bilbao, y, por supuesto da lugar a todo tipo de sospechas y origina graves perjuicios a personas y empresas y una evidente distorsión en el mercado interior”.

Izaskun Bilbao Barandica considera que no es tan complicado establecer criterios homogéneos “si realmente reconocemos la calidad de los sistemas sanitarios de todos los estados miembros, si sabemos que los medios de diagnóstico que utilizan son idénticos y aplicamos y enriquecemos criterios epidemiológicos compartidos”. La eurodiputada vasca ha recordado que las cifras, en términos absolutos, “no dicen nada y en términos relativos deben ponderarse con criterios objetivos. Al porcentaje de positivos por cien mil habitantes hay que añadir el porcentaje de positivos por prueba realizada, al número de pruebas efectivamente realizadas por cien mil habitantes y cruzar este dato con el tipo de  colectivo al que se practican. La calidad del rastreo de casos determina además que las pruebas se centren en colectivos de riesgo, o en personas relacionadas con focos identificados de infección, lo que influye en el número de positivos detectados. Igualmente deben de ponderarse la edad media y especialmente el impacto de la enfermedad sobre el sistema sanitario y el nivel de ocupación de los hospitales.”

A juicio de la eurodiputada vasca, la ausencia de estos criterios compartidos propicia que “la situación de un territorio concreto sea de máximo riesgo en Copenhague o Atenas pero irrelevante en París o Berlín. Un  viajero que llega desde el mismo lugar puede pasear tranquilamente esa tarde por el centro de Roma o verse obligado a confinarse durante 14 días si llega a Bruselas. Necesitamos criterios compartidos, un mecanismo rápido y eficiente de intercambio de datos y un proceso transparente para decidir cualquier restricción. Solo cuando ocurra eso terminará la arbitrariedad, recuperaremos las virtudes de Schengen y la fortaleza del mercado único”.

“Europa, ha concluido, tiene sentido cuando añade valor. A nadie se le ocurre que desde Bruselas se pueda gestionar un hospital en Barakaldo. El virus teme la profilaxis, no las fronteras. Nadie entiende que los mismos estados que insisten cada día en que el virus no entiende de fronteras las utilicen arbitrariamente en la lucha contra la pandemia”.

EL PNV RATIFICA SU COMPROMISO CON UNA EUROPA CON MAS INGRESOS PROPIOS Y MENOS DEPENDIENTE DE LOS ESTADOS

La eurodiputada de EAJ PNV ha ratificado esta tarde el compromiso de su formación política con unas instituciones europeas con más recursos propios que les otorguen más autonomía financiera respecto a las aportaciones de los estados miembros. El objetivo es que el presupuesto europeo alcance al menos el 2% del PIB comunitario. Los jeltzales consideran que este paso es imprescindible para que los estados piensen menos en lo que recuperarán sobre lo que aportan y más en las inversiones comunitarias que, allá donde se produzcan, beneficiarán a toda la Unión europea.

 

El Parlamento Europeo debate esta tarde un proyecto de decisión del Consejo Europeo sobre el sistema de recursos propios que permita tanto elevar la cuantía del presupuesto europeo como mejorar su estructura financiera. En la actualidad solo el 15% de los ingresos que lo financian provienen de tasas europeas. La “parte del león”, el 73% se obtiene mediante aportaciones de los estados miembros que contribuyen mediante un cálculo que relaciona la renta nacional bruta del estado en cuestión y la conjunta de la Unión Europea. La tercera fuente proviene de una pequeña parte del IVA que se recauda en los estados miembros. Por esta vía se completa el 12% restante.

La crisis generada por el COVID y la necesidad de lanzar y financiar un ambicioso proyecto de recuperación ha animado un debate que ralentizaban los estados miembros y que tiene tres objetivos de acuerdo con los que señala esta propuesta de decisión. El primero es “generar fuentes adicionales, preferiblemente «frescas» e independientes de ingresos para el presupuesto de la Unión, con el fin de facilitar la financiación de un marco financiero plurianual más ambicioso y con visión de futuro”. Además, se trata de “generar beneficios conjuntos de las políticas y valor añadido europeo en áreas como la contaminación medioambiental, la tarificación de las emisiones de carbono, el cierre de brechas fiscales, la armonización de la fiscalidad de las empresas y la captación de otras bases impositivas móviles”. Finalmente se pretende “atenuar el predominio de los recursos propios basados en las aportaciones de los estados aumentando así la autonomía de los ingresos del presupuesto de la UE y superando la percepción del presupuesto de la Unión como un sistema de transferencias fiscales”.

La eurodiputada Izaskun Bilbao ha expresado su completo acuerdo con este planteamiento porque “la Unión en la que creemos necesita mucho más que manifestaciones genéricas de adhesión, para seguir fortaleciéndose, para jugar el papel determinante que le pedimos frente a crisis como la de los refugiados, retos como el cambio climático o coyunturas como la pandemia y sus crisis sanitaria y económica”.

Los jeltzales creen que solo así “podremos impulsar con más contundencia y eficacia las acciones que tienen valor añadido europeo como el fondo europeo de recuperación y resiliencia. Y podremos hacerlo cargando este esfuerzo no en la ciudadanía sino en las actividades transnacionales de contaminación o actividades de multinacionales tan complejas de capturar estado a estado”.

Por esas razones Izaskun Bilbao Barandica ha recordado que en el programa electoral de la coalición CEUS en la que concurrió a los pasados comicios europeos “propusimos que el presupuesto comunitario alcance al menos el 2% del PIB europeo. También que se exploren vías para obtener más recursos propios, vía operaciones en marcha, como la implantación de una tasa sobre las transacciones financieras o nuevas fórmulas como utilizar s tasas verdes, vinculadas a la actividad de las tecnológicas o el resultado de las multas que impone la comisión a los estados. Por eso, porque creemos en Europa y porque sabemos que construirla necesita mucho más que palabras, ha concluido, apoyamos esta iniciativa”.

A %d blogueros les gusta esto: